Psicología

Las personas somos capaces de sobrevivir y crecer aún en las circunstancias más difíciles; sin embargo, a veces, no somos conscientes del impacto negativo que ha tenido recorrer el camino, de cómo nos ha afectado. Normalizamos los cambios que hemos actuado para adaptarnos a aquello que escapa a nuestro control. Así, sin darnos cuenta vamos asumiendo riesgos, pérdidas…, y nos olvidamos de cómo estábamos cuando estábamos bien o de que siempre podemos estar mejor.

En FARO acompañamos y facilitamos este proceso de “darte cuenta”, ayudándote a conectar tus vivencias con tus  pensamientos, emociones y sensaciones, para que avances con firmeza y seguridad, en un marco humano y profesional.

¿Cómo es una sesión de psicoterapia?

Cuando acudas a nuestro centro y comiences una psicoterapia individual te encontrarás con diversos momentos. Las primeras sesiones tienen un doble objetivo: por un lado, construir una alianza terapéutica, fundamentales para la continuidad de la psicoterapia; es importante que te sientas cómoda/o, acogida/o y en un clima de confianza… Por otro lado, la/el profesional, irá conociéndote, explorando tu historia, tu modo de vida, tus relaciones, qué necesitas de la terapia, y aspectos más internos, cómo tu forma de comunicar a nivel verbal y no verbal, rasgos de tu personalidad… esto es necesario para tener una foto más nítida de ti y poder saber cuál es la intervención más adecuada.

Una vez finalizada esta fase, que puede durar varias sesiones, tu terapeuta podrá hacer una devolución de lo que ha ido observando y un encuadre de cómo será el proceso, es decir, la frecuencia, duración, y las condiciones para realizar la psicoterapia.

A partir de ese momento, las sesiones las irás definiendo tú, a partir de lo que traes, es decir, puedes hablar de lo que te ha ido ocurriendo a lo largo de la semana, de reflexiones que hayas tenido a partir de tu experiencia, de conversaciones que se hayan tenido en otras sesiones, de tus emociones… La labor del psicoterapeuta es la de acompañarte en ese proceso, trabajando aquello que puedas y desees, utilizando diferentes herramientas y habilidades terapéuticas.

Normalmente, una psicoterapia individual tiene una frecuencia semanal y la duración del tratamiento dependerá de ti, de tu ritmo, de la complejidad de tu problema y de tu deseo.

En que te podemos ayudar

  • DEPRESIÓN
  • ANSIEDAD
  • TRASTORNOS DE ALIMENTACIÓN
  • TRASTORNOS PSICOSOMÁTICOS
  • ESTRES Y ANSIEDAD
  • TRASTORNOS POSTRAUMÁTICOS
  • VIOLENCIA
  • VIOLENCIA DE GÉNERO
  • CRECIMIENTO PERSONAL
  • CRECIMIENTO DE LA PAREJA
  • DUELO

Dudas y preguntas frecuentes

Las personas que acuden a nuestra consulta expresan malestar relacionado con la ansiedad, la depresión, el estrés, conflictos relacionales, trastornos alimentarios, conductas adictivas… Estas dificultades afectan a sus experiencias personales, a su relación con los demás e interfieren en mayor o menor medida en su día a día.

La psicoterapia facilita la elaboración emocional de tus conflictos internos y externos, reflexionando y hablando sobre ellos. También, te ayuda a identificar situaciones estresantes de tu presente y quizá aquellas del pasado que hayan podido dejar una herida más profunda; acompañándote y facilitando su recuperación. En psicoterapia, además reforzarás tus recursos personales y aprenderás más estrategias de afrontamiento para el día a día.

En este sentido, la psicoterapia no es sólo un espacio de recuperación, sino también de empoderamiento y crecimiento personal, por lo que si estás en un periodo estable de tu vida, te ayudará a proyectarte con más seguridad en ti misma/o.

La relación con tu psicoterapeuta es confidencial, profesional y carente de juicios. La base de la psicoterapia es la escucha, la empatía y el respeto. En definitiva, creamos un entorno tranquilo que reduzca tus miedos, y facilite la reflexión y la armonía dentro de ti; así como, el encuentro fluido con las demás personas.

La figura del profesional en tu proceso de cambio juega un papel especial a la hora de facilitar los procesos internos para ir de la angustia a la calma y bienestar. La mayor parte del éxito en psicoterapia está basado en la calidad del vínculo entre terapeuta y la persona, más que en las técnicas utilizadas en sí.

Gran parte de las dificultades que tenemos en nuestro presente se debe a problemas relacionales (con figuras cuidadoras en infancia, con iguales, con parejas, etc.) que hemos sufrido en el pasado. En terapia encontrarás el espacio para sanar estas heridas relacionales a través del propio proceso terapéutico. Tendrás en nuestro espacio un lugar seguro, de cuidado, sin juicio; un lugar donde los límites serán establecidos de forma adecuada y donde estarás acompañado/a en tus procesos de cambio desde la calma y la validación.

Una vez que ya se han cubierto las necesidades iniciales u otras que hayan ido apareciendo en el proceso, es igual de importante prestar atención y cuidado al camino hacia el alta, favoreciendo una distancia mayor de las sesiones y convirtiendo estas en sesiones más de seguimiento que de tratamiento. El terapeuta debe acompañar en ese proceso de distanciamiento relacional de la misma forma que acompañó en la creación de la relación terapéutica inicial: con cuidado y con calma.

“El vínculo terapéutico es un proceso relacional y una experiencia emocional que es co-creada, ocurre y transcurre entre dos subjetividades”.
Bajtín, 1989.

El sentimiento de valía se consigue por el brillo de los ojos del otro al mirarme
Kohut, 1913-1981.

 

En una psicoterapia el vínculo que se construye entre profesional y paciente es un motor para el cambio de éste. Esta relación es una oportunidad para “reparar” sus heridas vinculares. La ayuda reside en procurar ofrecer unas sanas características de relación.

Cuando una persona llega a la consulta se despiertan muchos interrogantes internos, más o menos conscientes, que tienen que ver con la figura del terapeuta. Si la persona ha tenido una experiencia anterior de psicoterapia, puede existir un prejuicio positivo o negativo en función de cómo haya sido esa experiencia previa. El tipo de apego que esa persona ha vivido tanto en su infancia y adolescencia como en la edad adulta, también condicionará su prejuicio (positivo o negativo) hacia el terapeuta.

Preguntas que te pueden surgir al llegar a psicoterapia…

  • ¿Cuánto durará la psicoterapia?
  • ¿Cómo será el profesional?
  • ¿Me ayudará en mi problema?
  • ¿Será eficaz la psicoterapia?
  • ¿Qué pensarán de mí por ir a terapia?


Preguntas inconscientes…

(Estas preguntas aparecen en cualquier relación)

  • ¿Cómo puedo hacer para que me aceptes?
  • ¿Qué puedo hacer para asegurarme que eres de fiar, que no me dañarás?
  • ¿Me juzgarás por quién soy o por mis conductas?
  • ¿Hasta qué punto soy una carga para ti?, ¿Te aburres?
  • Psicoterapia individual
  • Psicoterapia de pareja
  • Psicoterapia familiar
  • Psicoterapia grupal
  • Psicoterapia on line
  • Psicoterapia con infancia
  • Psicoterapia con adolescencia

Recursos para aprender más sobre psicología

Blogs:

Próximamente…

Libros:

Próximamente…

Webs institucionales:

Próximamente…

Saber más

Viaje a Ítaca

Queremos inaugurar nuestro blog y también la web de Faro, compartiendo con vosotros el poema de C. Cavafis, “Ítaca”. Este [...]

¿Qué es la psicología y para qué nos sirve?

La psicología tiene como objetivo estudiar y comprender el psiquismo humano (emociones, pensamientos, comportamientos) y cómo este interacciona en sus [...]