Nutrición

¿Qué es la educación nutricional?, ¿para qué sirve?

La educación nutricional se basa en estrategias educativas en relación a la adopción de hábitos alimentarios saludables.

A lo largo de nuestra vida hemos ido aprendiendo un estilo de vida que muchas veces es malsano y nos mantiene en una rutina que no nos genera bienestar. Además, la información que encontramos en Internet, revistas, TV y personas que conocemos es demasiada y, a menudo, incierta, por lo que nos puede instaurar unas creencias sobre alimentación erróneas y que nos confunden aún más.

Si recibes una educación nutricional adaptada a ti, primero entras en un proceso de desaprender para después entender los conceptos de una alimentación saludable, y después, poco a poco, irás aprendiendo nuevos hábitos que se mantendrán en el tiempo.

¿Cuándo necesitas una consulta de nutrición?

Hay situaciones en las que acudir a un nutricionista es fundamental, por ejemplo, si tienes alguna enfermedad o situación fisiológica especial como un Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA), enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad, desnutrición, proceso oncológico, etc. También puedes acudir a un nutricionista sin presentar ninguna de estas situaciones, simplemente porque quieres encontrarte mejor a nivel físico o aclarar dudas nutricionales.

El objetivo final es ayudarte a encontrar tu identidad alimentaria y que te sientas a gusto con lo que comes y con tu cuerpo.

La figura del nutricionista

Tú nutricionista es una profesional de la salud que te ayuda a tener una mejor salud física, a la vez que te refuerza la conexión entre alimentación y síntomas físicos y psicológicos.

A través de los datos objetivos que se obtengan en la valoración nutricional, se encargará de hacer la lectura y comenzar con la educación nutricional personalizada. Siempre con metas realistas y alcanzables.

La nutricionista te hablará sobre conceptos básicos para una adecuada alimentación con la intención también de disminuir las prácticas que puedan estar perjudicando tu salud.

Desde el inicio, va a potenciar tu autocuidado, ya que el objetivo es que acabes siendo autónomo/a y responsable de tu propia salud nutricional.

Desde la primera toma de contacto en consulta, es importante trabajar en una relación de confianza y sinceridad para que se genere una alianza terapéutica mediante la comunicación entre ambas partes.

En consulta la nutricionista no te va a juzgar, más bien con la información que le compartas tratará de ayudarte dándote herramientas y recomendaciones útiles en tu día a día, para que puedas aprender a comer bien y cada vez te sientas mejor.

Si te sientes a gusto y cómodo/a va a ser mucho más fácil que el tratamiento nutricional funcione a corto y largo plazo.

¿Cómo es una sesión de educación nutricional?

En la primera consulta, llevaremos a cabo la valoración nutricional completa mediante encuestas alimentarias, registros, mediciones antropométricas y valoración de la última analítica de sangre y te explicará en que va a consistir el tratamiento nutricional.

En la segunda consulta, con los resultados obtenidos de la evaluación nutricional, trabajaremos para cambiar los hábitos que sean perjudiciales para tu salud, fomentar los buenos que ya existan y generar nuevos hábitos saludables. A través de la elaboración, explicación y entrega de un plan nutricional adaptado, atendiendo a tus gustos y necesidades.

Hablaremos de objetivos realistas y alcanzables, ya que si no podemos fomentar la obsesión, ansiedad y frustración. Siempre reforzaremos los logros que vayas consiguiendo para seguir avanzando.

En las demás consultas seguiremos trabajando con mucha educación nutricional, tratando mitos y miedos alimentarios, donde iremos viendo la evolución que vayas consiguiendo a nivel nutricional.

¿Qué tipos de consulta de nutrición existen?

En Faro, fomentaremos el aprender a comer, encontrarnos mejor físicamente e instaurar hábitos saludables, mejorar nuestra relación con la comida y el autocuidado, entre otras.

No hablaremos de dietas ni planes de adelgazamiento, ya que contienen connotaciones negativas y no es el objetivo final.

El camino para que cambies tus hábitos no es rápido ni fácil, pero si lo hacemos priorizando tu salud y dando pasos pequeños pero firmes llegarás lejos. Además, habrás interiorizado esta nueva rutina que durará en el tiempo.

Si estás pasando por un T.C.A. vas a necesitar en algún momento del proceso una educación nutricional donde se trabaje para mejorar tu relación con la comida, se hable de mitos y dudas nutricionales, se puedan disminuir las practicas que dañan tu salud física y acabes encontrándote mejor a nivel físico y mental.

A través de las valoraciones, de la educación nutricional y del acompañamiento podrás ir avanzando hacia un estado más saludable.

Porque pérdidas de peso hay muchas, pero que cuiden tú salud y se mantengan en el tiempo no tantas. La clave está en la palabra “saludable”.

En la consulta de nutrición vamos a elaborar un plan nutricional adaptado a tus gustos, necesidades y estilo de vida, no que tú te tengas que adaptar a este plan. Aquí está la diferencia, para que, a los meses, no tengas el famoso efecto rebote con la consiguiente frustración, tristeza y ansiedad.

Se trata de que, poco a poco, puedas ir viendo cambios positivos que te motivarán para seguir avanzando.

En Faro, también nos gusta trabajar con grupos, ya que es muy enriquecedor escuchar las dudas, comentarios y experiencias de diferentes personas.

Los grupos son reducidos y la nutricionista se encargará de hablar de temas tan interesantes como: las claves para una correcta planificación, mejorar la ansiedad con la comida, consejos para aprender a leer un etiquetado nutricional, mitos alimentarios, qué hábitos ayudan más a mejorar nuestra salud, etc.

Antes del Covid19 ya pasábamos consulta online para personas que vivían lejos del centro, no tenían un horario compatible para acercarse o se encontraban más a gusto con esta modalidad.

Desde la pandemia hemos aumentado mucho las consulta por esta vía ya que a algunas personas les facilita enormemente poder hacer el seguimiento. El funcionamiento es igual, la única diferencia es la toma de las medidas corporales, aunque sí se dan unas pautas para que puedas hacerlas en casa.

Durante el proceso oncológico el estado nutricional se ve afectado. Hay suficiente evidencia científica sobre el efecto positivo que tiene una alimentación equilibrada y adaptada a la persona para un pronóstico más favorable.

La persona puede tener más o menos riesgo de tener una malnutrición debido a la localización del propio tumor, a los diferentes tratamientos y al grado de evolución de la enfermedad.

Si estás pasando por un proceso oncológico, en la consulta trabajaremos para mejorar tu calidad de vida a través de un plan alimentario personalizado, completo y equilibrado, y hablaremos de los mitos nutricionales que hay en este campo, que son muchos.

Si practicas deporte te encuentras con la necesidad de ajustar tu alimentación lo mejor posible para sacar mayor rendimiento, ya que un área no funciona correctamente sin la otra.

Se trata de que puedas incorporar las recomendaciones nutricionales adaptándolas a tu vida social sin tener que recurrir a rituales complicados.

En relación a los suplementos nutricionales también podemos asesorarte.

Si estás embarazada a veces te encuentras con muchas dudas en relación a la alimentación que debes tomar, qué alimentos son desaconsejables, las cantidades, qué evolución del peso es favorable, cómo solventar los diferentes síntomas que aparecen, etc.

En consulta aclararemos todas estas dudas y elaboraremos un plan nutricional lo más adaptado posible, para que la alimentación siga teniendo el componente de placer y salud a partes iguales.

Según avanza la edad se van produciendo cambios fisiológicos, como mayor porcentaje de grasa corporal y menor musculatura y agua. Además, aumentan las necesidades de proteína y algunos micronutrientes. Por esto y otras razones las personas mayores tienen mayor riesgo de estar malnutridas.

En la consulta de nutrición trabajaremos en adaptar los planes nutricionales y recomendaciones a los gustos y necesidades de la persona, y también a sus posibilidades.

Recursos para aprender más sobre nutrición

Filmografía:

Próximamente información sobre filmografía relacionada con la nutrición.

Libros:

Sobre nutrición general:
  • Dietista Enfurecida, Virginia Gómez
  • Mi dieta cojea, Aitor Sánchez
  • Mi dieta ya no cojea (parte 2 del anterior), Aitor Sánchez
  • La buena nutrición, Victoria Lozada
  • La salud en tu plato, Lidia Folgar
  • No más dieta, Julio Basulto
  • Miénteme, adelgázame, Juan Revenga
Sobre “comer emocional”:
  • Coaching nutricional, Yolanda Fleta y Jaime Giménez
  • Coaching nutricional para niños y padres, Yolanda Fleta y Jaime Giménez
  • Las emociones se sientan a la mesa, Lara Lombarte
  • Comer atentos, Jan Chozen
  • Tú eliges lo que comes, Carlos Casabona
  • El poder de la ciencia y la motivación, Luis Jiménez
  • Psiconutrición, Griselda Herrero y Cristina Andrades
  • Otra nutrición es posible, Julia Jiménez
Sobre nutrición vegetariana/vegana:
  • Vegetarianos con ciencia, Lucía Martínez
  • Vegetarianos concienciados, Lucía Martínez
  • Más vegetales, menos animales, Julio Basulto

Saber más

1 de octubre día mundial del vegetarianismo

Hace unos escasos meses salió una noticia desde el gobierno sobre el problema para el planeta que conlleva el excesivo […]

29 de Septiembre- Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y desperdicio de Alimentos

En la sociedad en la que vivimos tenemos acceso a prácticamente todo. Esto hace que no valoremos tanto las cosas […]

La cultura de la dieta y la delgadez

Vivimos en una cultura donde nos enseñan que para triunfar es necesario estar dentro de unos cánones estéticos de delgadez. [...]