Nutrición

1 de octubre día mundial del vegetarianismo

Hace unos escasos meses salió una noticia desde el gobierno sobre el problema para el planeta que conlleva el excesivo consumo de carne, haciendo una recomendación sobre la reducción de su consumo. Y enseguida saltaron las alarmas de muchas personas diciendo que no se les podía prohibir comer carne, y que iban a seguir haciéndolo igual que siempre.

A nada que prestemos un poco de sentido común al comunicado sobre la recomendación de la reducción del consumo de carne entenderemos que nadie nos obliga a nada. Pero por suerte también ha habido muchas personas que han aplaudido esta iniciativa y han empezado a hacer cambios en su alimentación.

Una persona vegetariana es aquella que no consume carne (ni roja ni blanca) ni pescados. Pero sí puede consumir huevos y/o lácteos, además de todos los alimentos de origen vegetal.

El vegetarianismo surge por varias razones: por salud (está más que estudiado que es beneficioso no comer mucha carne roja ni sus derivados), por ser más sostenible con el planeta (menos consumo de agua, menos utilización de terreno, menos producción de gas metano,…), por evitar el maltrato animal (aunque hay unas leyes sobre cómo debe ser el trato a los animales se ha visto en muchísimos reportajes y documentales, -recomendamos ver alguno de Aitor Garmendia-, que en algunos centros los animales viven hacinados en condiciones penosas y sufren graves enfermedades).

Como todo, hay que saber bien como llevar una alimentación equilibrada, en este caso vegetariana. No hay ningún déficit si se hace bien, tan sólo hay que suplementarse en vitamina B12. Que por cierto las personas omnívoras la consiguen porque a los animales se le suplementa con esta vitamina, cosa que no todo el mundo sabe.

También conviene saber que cada vez más gente es vegetariana, y esto lo ha observado la industria alimentaria y se ha subido al carro elaborando productos vegetarianos. Esto es bueno y malo. Bueno porque ahora hay más variedad de estos productos en los supermercados, y a precios más asequibles que antes. Pero malo porque hay muchos ultraprocesados que con poner la palabra vegetariano o vegano ya parece saludable, y no tiene porqué. Siempre debemos ser conscientes de lo que comemos, sea vegetal o no.

Este día sirve para concienciar de la alimentación vegetariana. O al menos para reducir, cada uno en la medida de lo posible, el consumo de alimentos de origen animal y aumentar el consumo de los vegetales.